Origen y Desarrollo del Mariachi

José Hernandez

Mas tarde entro el violinista Silvestre hijo de Gaspar y con la adición de Nicolás Torres en 1918 el grupo ya era de cinco. En 1932 Silvestre Vargas tomo la dirección y el conjunto siguió aumentando hasta llegar a 8 integrantes.

A principios de los años treinta, había varios mariachis con trompeta en la Ciudad de México, el mas destacado de todos los trompetistas era Jesús Salazar quien trabajaba con el Mariachi Tapatío de José Marmolejo quienes al final de los treinta ya habían grabado discos con la inolvidable Lucha Reyes.

Mientras, el Mariachi Vargas siguió siendo un grupo de cuerda. Silvestre Vargas quería conservar su grupo de pura cuerda pero el mismo publico le obligo a agregar la trompeta su primer trompetista permanente fue Miguel Martínez. Y si Jesús Salazar fue el padre de la trompeta del mariachi, fue Miguel Martínez quien la llevo a su máxima expresión del genero.

Durante la década de los cuarentas la trompeta seguía cobrando fuerza hasta llegar a ser imprescindible para el mariachi. En 1949 Pedro Infante acompañado por el mariachi de Juan Buitrón hizo lo que posiblemente fueran las primeras grabaciones de un mariachi con dos trompetas y no fue hasta 1952 cuando el nuevamente organizado Mariachi México de Pepe Villa tuvo una serie de discos de éxito que efectuara un cambio decisivo en la instrumentación de los grupos de mariachi.

Para los años sesenta la mayoría de los grupos de mariachi en México usaban dos trompetas, no obstante el Mariachi Vargas seguia usando una sola trompeta casi hasta los medios de la década, alrededor de 1964 uno de los primeros dúos de trompetas que tuvo el Mariachi Vargas fue el de los hermanos Pedro y Crescencio Hernández. No cabe duda que el Mariachi México puso el estandarte en cuanto a la instrumentacion que sigue siendo el modelo para todos los mariachis de hoy.

Los músicos de mariachi no fueron los únicos que hicieron la historia en el genero folclórico, hubieron muchos compositores y arreglistas quienes ayudaron a definir un estilo musical que llevo al mariachi de su base folclórica hasta lo mas elevado en composición, uno de los primeros fue Manuel Esperon quien expuso al mundo sus arreglos y composiciones a través de grabaciones y películas, uniendo por primera vez la orquesta con el mariachi.

Durante los 50s el arreglista y gran compositor “Don Rubén Fuentes” empezó a presentar nuevas influencias en México, con sus huapangos de oro, y para los 60s con su visión musical abrió otro nuevo camino para el mariachi, el Maestro Fuentes junto varios arreglistas quienes bajo su dirección elaboraron nuevos temas para el disco la nueva dimensión, estas composiciones como “la bikina” y “la gruta” motivaron a los mariachis y al publico en general a aceptar y reconocer que el mariachi evolucionaría a otro nivel armónico, esta nueva etapa comprobó al mundo internacional que el estilo del mariachi puede existir en dos mundos el lírico tradicional y el moderno compuesto arreglado con música escrita para oír, por primera vez el mariachi en concierto con las mejores orquestas sinfónicas del mundo.

Con un pie bien plantado en los dos mundos el mariachi seguirá siendo un embajador mexicano interpretando orgullosamente los sones, jarabes, huapangos y rancheras que fortalecerán la esencia del pueblo de México.

Gracias a esas influencias otros compositores fueron guiados e inspirados a crear versiones y canciones nuevas manejando el estilo del mariachi como el vehículo con repertorio sin limite.